viernes, 24 de septiembre de 2010

no estás





No estás, es todo lo que sé y siento.


Desde tu partida la tristeza


como mala hierba anida en mi alma,


mis ganas de vivir ha partido,


mis sueños…ay…ay de mis sueños


pájaros enjaulados…ciegos…mudos…


mi pasión cautiva en esta horrible


soledad que me acompaña desde que no estás


¿y que digo de mi piel?...


añorando la dulzura de tus manos…


la tibieza de tu aliento…


tu cuerpo pegado al mío cada noche.



Extraño tu voz nombrándome…


tu mirada cansada de tantos paisajes


acuñados en largos viajes descansando en la mía.


Sin vos…sin tu ternura…sin tu boca en mis labios,


sin tu canto a cualquier hora del día


la vida pasa sin emociones…sin deseos…


frágil cometa que el viento arrastra a su gusto y placer.



Tu recuerdo espiga en mi corazón,


cada palabra justa dicha con seguridad,


tu templanza en los peores momentos,


tu ternura borrando mis penas,


tu pecho, mi nido perdido.



Vos…siempre vos en cada minuto de mi vida,


nada tienta mis apetitos dormidos…


nada seduce mi pasión acribillada por la tristeza…



El tiempo pasa como un fantasma oscuro


dejando huellas de soledad a mí alrededor.

2 comentarios:

fgiucich dijo...

Una ausencia que ensancha, cada vez más, los caminos de la soledad. Bello. Abrazos.

Leo dijo...

Al fin me ha dejado entrar despues de unas gestiones. Te deseo todo lo mejor del mundo y que te distraigas mucho, aunque no olvides, para curar esa herida que deja la ausencia de un gran esposo y padre, que no por estar curada se vaya a olvidar, pero se ven las cosas desde otro primas que nos ayuda a seguir en esta vida.

Recibe muchos abrazos

Leonor