domingo, 2 de octubre de 2011

ALARIDO






Lágrima  lenta, amarga,
en silencio acompaña la angustia

Azules latidos suspiran.
Congeladas caricias sin sueño.

Sutil aroma de ausencias
profundiza el dolor dominante

Se aproximan malones de horas
con sus lanzas hiriendo el recuerdo


Manos vacías, ojos en rojo
 labios sin dueño,  piel implorante.                    

Visceral alarido  desgarrando la noche

Ángela  Teresa Grigera
imagen tomada de la red.

2 comentarios:

mi dijo...

Esto es poesía. Aplaudo de pie...Hermoso..."Se aproximan malones de horas
con sus lanzas hiriendo el recuerdo"...

fgiucich dijo...

Es muy bueno no olvidar. Hermoso poema. Abrazos.